lunes, 26 de junio de 2017

Hay días
en los que no tendría
por qué salir a la calle
y mirar a la gente
o
desempeñar bien
mi trabajo
o
entusiasmarme con aquel paseo
por la montaña
sólo
para comprobarle al mundo
que mi corazón
está latiendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario