domingo, 2 de julio de 2017

En otra historia,
amor,
tú y yo fuimos pacientes;
supimos besar a la noche
con cuidado,
abrirnos al sol
así como estuviéramos:
heridas
cansadas
repletas de miedo
ardiendo

yo, por mi
parte, supe
quererte sin esperas,
habitar tu boca,
tener a la mano
un incendio para
cada una de tus batallas,
sentarme a mirar
tu baile,
darle a tu luna fría
un amor bestial

tú, por la
tuya, supiste
recibirlo,
y que me amaras de
regreso fue
casi involuntario,
supiste escribirme poemas
y hoy en día se leen
en más de veinte países
y hoy en día
sigo siendo tuya

supimos
ambas
compartir la ducha,
el sueño,
el hambre,
la mesa con
tus padres,
la mesa con los míos,
el tedio,
tu cuello,
mis manos

en otra historia,
mi amor,
tú y yo fuimos
todo aquello
que en esta tangible
realidad
bien podría ser
un fracaso
o
un comienzo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario